Vivo el proceso creativo como un acto meditativo,
en el que hallo máxima libertad y conexión.

El taller de la vida... texturas, materiales, culturas que tocan mi alma y estimulan la expresión.